Acuerdo Cuba-EE UU: medio año de sueños y pesadillas.

1428783737_670849_1428833010_noticia_fotograma
Recuerdo perfectamente, cuando hace seis meses atrás, estaba yo mirando las noticias a través de mi IPhone, cuando vi que decía algo así como que Barack Obama y Raúl Castro, darían a las 12:30 pm, simultáneas declaraciones oficiales. A la sazón, parecía que se trataba solo del canje de prisioneros políticos, que ambos países mantenían. Cuba devolvería al controvertido y aparente agente de la CIA, Alan Gross y EE UU por su parte a los tres espías que aún mantenía encerrado justamente, por sus implicaciones en el derribo de una avioneta de la organización humanitaria Hermanos al Rescate. Al final de aquella declaración no obstante, dejaba otro asunto mucho más vital en el ambiente: la posibilidad de que Cuba y los EE UU reiniciaran sus relaciones diplomáticas y el fin definitivo del Embargo. En ese momento estallaron una vez más las pasiones criollas. Los que abogan por que sí es necesario el levantamiento del embargo y el fin de este capítulo, y aquellos que defienden las hostilidades entre las dos naciones. Puñetazos de aquí para allá, gritos, calificaciones, familias divididas, etc. Parece que en asuntos políticos somos mediocres e imitadores artistas circenses. En mi modesto caso particular, reitero hoy lo que dije en un principio, estoy en el mismo medio entre ambas posiciones. El embargo ha fracasado en un 50% y ha sido victorioso en otro 50%. Ha fracasado porque los Castros y el comunismo siguen en el poder en Cuba. Ha funcionado porque del mismo modo ha significado una limitación a los intereses expansionistas de los hermanos Castros. Recuérdese que antes de que el embargo se tornara fortalecido a partir de la caída del Eje socialista de Europa Oriental, Fidel Castro invertía millones de dólares en la creación de focos guerrilleros en buena parte de América Latina. Pero reitero, decir que se mantenga o se levante, no es lo más importante. Lo triste de esto es ver como tantos cubanos, incluso aquellos que residen aquí en los EE UU como los que quedan en la Isla, aún creen que del des-gobierno castrista puede salir algo positivo. Las ilusiones de aquellos que lucran con las necesidades domésticas, llevando baratijas de mala calidad, que revendiéndolas al triple o al cuádruple han logrado amasar algunas fortunas, se están viniendo abajo. Hasta este instante, las negociaciones han girado en torno a la idea de cuanta inversión norteamericana pude recibir cuba. Se habla entonces de la probabilidad de abrir Wal-Mart, Key-Mart, Sears, viajes en crucero, yates, inversiones financieras, entre otras modalidades. Estas megas compañías se tragarían en segundos la pequeña economía de la Isla. Harían añicos el libre mercado pues eliminarían de golpe la competencia. En un contexto de territorio virgen a la inversión foránea Cuba seria dividida entre el verdadero capitalismo feroz de exterminio competitivo, por un lado, y del otro, el mecanismo de estado controlador y estable que es sin duda el estado socialista. ¿Y el cubano de a pie, Ud., y yo? No importa si reside en Cuba, no importa si anda dando vueltas por ahí, como un ser sin destinos ni orígenes, no importa tampoco que ya se haya asentado al norte del Estrecho de la Florida. Ud., y yo, quedamos en el medio. En medio de esta despampanante negociación, donde si le quedaba algún sueño, créame, todavía le espera ver la pesadilla.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s